"Lo digital primero" a menudo significa "Los problemas de color después".

Últimamente, recibimos cada vez más consultas de consultoría de gestión del color en las que los diseños "digital first" están llegando a sus límites: Es decir, cuando la primera aparición en una feria, el primer informe anual o el primer catálogo en impresión clásica en línea están previstos para dentro de unos meses o años. Y es precisamente en ese momento cuando todos los implicados se dan cuenta de que ni siquiera saben cómo debe quedar impresa su estrategia de color "digital first". Pero veamos el problema desde el principio:

Digital First = Primera prioridad para los medios digitales en línea. Pero, ¿qué pasa cuando llega la presión?

Incluso para las grandes corporaciones mundiales y las pequeñas empresas, hoy en día se suele aplicar lo siguiente a los diseños o rediseños: primero desarrollamos todo para digital. Por tanto, las agencias crean mundos de color RGB para el nuevo diseño corporativo, a menudo con colores de pantalla nítidos y saturados y fuertes tonos pastel. Y si se utilizan colores para diferentes productos o líneas de comunicación, entonces se crea, presenta y aprueba un mundo de color corporativo completo con muchos colores de diseño corporativo en RGB, se lanza la cartera de presentación en línea y la empresa se presenta digitalmente bajo una nueva luz de diseño corporativo.

Todo funciona bien al principio, y todo el mundo lo mira en su monitor y está satisfecho. Pero entonces, al cabo de un año, llega la primera feria y el primer informe anual impreso. Muy bien, piensan agencia y cliente, cogemos nuestros colores "digital-first" y los imprimimos en offset en nuestro informe anual y en impresión digital en el muro de nuestra feria y en carteles. Pero como muy tarde, cuando el primer borrador del diseño sale de la impresora láser y la imprenta ha impreso las primeras páginas del catálogo, es hora de desayunar la resaca del color.

  • "Oh mierda, eso parece completamente diferente de lo que veo online en mi monitor".
  • "El azul es demasiado morado ahora, ¿no? ¿O el morado es azul ahora?
  • "Se veía diferente y mejor en la presentación en el televisor de pantalla grande, ¿no?"
  • "El nítido azul ultramar está bastante desteñido y pálido en el papel no estucado...".
  • "Idea: imprimimos con colores PANTONE, así queda más colorido. Pero, ¿qué colores?"
  • "Con Heiner, el abanico PANTONE encajaba perfectamente con la pantalla, pero con Ingrid, en absoluto".
  • "¿Y cómo es posible que tres colores PANTONE y CMYK en impresión cuesten mucho más?".

A más tardar en ese momento, todos los implicados se dan cuenta de que va a ser difícil y de que tienen mucho trabajo por delante. Tomemos un ejemplo concreto del pasado: Para más de 10 tonos de color sRGB, hay que encontrar rápidamente equivalentes para colores planos y CMYK para la impresión de imágenes y papel no estucado. Aquí surgen cuestiones importantes:

  • ¿Quién decidió el diseño del color basándose en qué vista hace un año?
  • ¿Vieron los colores en el monitor? ¿En el proyector? ¿En el iPad? ¿En el televisor de pantalla grande? ¿Estaban calibrados?
  • ¿Debe imprimir con PANTONE, CMYK o ambos? ¿Papel estucado? ¿Papel no estucado?
  • "El impresor tuvo la amabilidad de elegir un color PANTONE para todos nuestros tonos".
  • ¿Un color PANTONE? ¿Para estucado y no estucado? ¿De qué partieron? ¿Y cómo determinaron el color PANTONE más adecuado? ¿A ojo? ¿Medición? ¿Cálculo?

La Proof.de hace imprimibles los mundos en color "digital first".

Ya hemos podido ayudar a muchos clientes en el proceso de toma de decisiones y la conversión de mundos de color en línea sRGB "Digital First" en colores imprimibles. Esto no significa que hayamos podido encontrar conversiones óptimas en CMYK o colores planos PANTONE para todos los colores en línea. Pero sí significa que hemos podido determinar buenos valores de conversión para todos los colores y, en el caso de desviaciones fuertes, hemos podido explicar por qué se han producido y en base a qué criterios nos hemos decidido por la mejor de las malas conversiones. ¿Cuánto se salía de la gama el color original? ¿Es mejor optar por el mayor colorido posible o por la mayor luminosidad posible, que quizá sea menos colorida? ¿Podemos utilizar el mismo color directo PANTONE para la impresión de imágenes y para el papel no estucado, o debemos utilizar colores diferentes para el papel estucado y para el papel no estucado?

Para estos trabajos de asesoramiento sobre el color no nos basamos en palabrería, sino en la medición, la determinación y el cálculo de las distancias cromáticas.

A menudo es más fácil hablar de colores si se habla de medidas y no de sensaciones. A menudo se puede utilizar una matriz de color para mostrar qué aspecto tendrían más o menos cian y magenta en una mezcla de colores. Con una muestra o un abanico como referencia, los colores se pueden muestrear más fácilmente y es más fácil entender dónde están las limitaciones de una conversión CMYK y de un espacio de color.

Optimización de PANTONE a CMYK de Proof.de: matriz de color para igualar impresiones existentes y plantillas de color como abanicos PANTONE o referencias pintadas.

Al final, trabajamos con el cliente para determinar la mejor implementación del color para su aplicación: si el diseño se escribe sobre un campo de color sRGB en letras blancas, probablemente sea más útil utilizar un valor de color más saturado y ligeramente más oscuro, que aumente el contraste y la legibilidad de las letras blancas sobre el fondo de color. Si, por el contrario, la escritura se realiza en negro sobre la superficie, suele ser útil mantener el brillo próximo al original sRGB o PANTONE y prescindir de "más" colorido. ¿Defiimos colores PANTONE diferentes para estucados y no estucados, o utilizamos un solo color por razones de uniformidad y facilidad de comunicación? ¿Y utilizamos los mismos valores CMYK para la impresión de imágenes y el papel no estucado por las mismas razones, o utilizamos otros diferentes?

¿Necesita una conversión de sRGB a CMYK? Póngase en contacto con nosotros.

Si necesita convertir colores RGB de diseños coimpresos en "Digital First" a CMYK, póngase en contacto con nosotros en cualquier momento. Le asesoraremos y ayudaremos de forma transparente y competente y le apoyaremos para que consiga la mejor solución posible para usted y con usted.

Más artículos sobre el tema:

2 Gedanken zu „„Digital First“ heißt oft: „Farbprobleme Second!““

  1. Buenos días tengo una pregunta,

    Al variar la guia Pantone 2023, se puede seguir formulando con la guia antigua donde los pantones se creaban a partir de un numero de pigmentos especiales como es el caso del pantone 271C antes se usaban 3 pigmentos de colores y ahora son 4 pigmentos y muy diferentes.

    En que guia debo basarme para preparar el color.

    Saludos

    Responder
    • Hola Giovani,
      Yo tampoco puedo responderle a esta pregunta, pero como PANTONE lleva algún tiempo vendiendo en paralelo el abanico 2020 con las antiguas formulaciones y el nuevo abanico 2023 con las nuevas formulaciones, sin duda pueden utilizarse ambos. Queda por ver si los valores porcentuales, a veces extremadamente bajos, de los colores individuales en las nuevas formulaciones serán relevantes en el proceso de mezcla en la práctica de la impresión. Pero me cuesta imaginar que un impresor vaya a añadir un 0,06% de cualquier cosa a su formulación por unos cuantos kilos de tinta.
      Según PANTONE, los nuevos colores son mejores desde el punto de vista de la tecnología de impresión y del medio ambiente... así que eso sería sin duda un alegato a favor de utilizar las nuevas fórmulas como guía. Pero las grandes imprentas y los propietarios de marcas calcularán, crearán y mezclarán sin duda sus propias recetas, ya que no sólo quieren adoptar la norma PANTONE, sino también adaptar el color a sus prensas de impresión, papeles y acabados. Por tanto, la receta es siempre -como también dice PANTONE- sólo una recomendación y en ningún caso la única manera.
      Saludos cordiales, Matthias

      Responder

Dejar un comentario

Consentimiento de cookies GDPR con banner de cookies reales